• Muestra confianza para que la persona pueda hablar abiertamente. 
  • Apoyar sin juzgar y sin poner en duda su interpretación de los hechos 
  • Menciona que posiblemente la persona que ejerce violencia no cambiará y las disculpas o promesas que haga no detendrán la violencia. 
  • Evita en todo momento dar consejos que puedan resultar dañinos o peligrosos. 
  • Anima a buscar ayuda profesional, tanto profesional como jurídica.